FANDOM


El Sr. Ishtar es el patriarca de la familia Ishtar guardianes de la tumba, el padre de Marik Ishtar e Ishizu Ishtar, y también el padre adoptivo de Odion Ishtar, aunque no admite ser el padre de este último.

Carácter Editar

El Sr. Ishtar fue un sectario muy severo y un seguidor devoto del clan de los Guardianes de la Tumba, cuyos deberes incluyen resguardar los Artículos Milenarios por el bien del Faraón. Para el, la responsabilidad de proteger los Artículos Milenarios y al Faraón eran más importantes que su propia esposa e hijos. Cuando su esposa dio a luz al bebe Marik, el Sr. Ishtar se la arrebató inmediatamente para declararlo como su heredero, dejando que su esposa muera en presencia de Odion. Prohibía a su familia salir de su hogar subterráneo hacia el mundo exterior, por temor a que se distrajeran de sus responsabilidades como guardianes. Forzó el ritual sobre su familia, sin dejarles otra opción. Él también se rehusó a permitir que otro clan tomará sus responsabilidades como Guardianes de la Tumba, aun cuando fueran dignos de llevar a cabo dicho compromiso. El creía que la familia Ishtar era la única competente para hacer el trabajo.

Su amor por Marik fue solo por el bienestar del clan, ya que era su único hijo heredero, e incluso ignoró sus súplicas de detener el ritual del clan que consistía en tallar su espalda. Su amor por Ishizu y su esposa no están del todo claros, pero no le temblaba la mano a la hora de castigarlas cruelmente si rompían cualquier regla del clan. Este accionar sería su sentencia cuando Marik lo mató.

Por otra parte, le importaba poco o nada su hijo adoptivo Odion. No veía al muchacho como su retoño, sino más bien como un lacayo. Incluso amenazó de muerte a Odion si fallaba en su tarea de proteger a Marik, y estaba a punto de hacerlo si no fuera por el hecho de que eso provocaría que rompiera las reglas del clan. Esta también fue una de las razones por las que Marik mataría a su padre.

Descripción Editar

Poco se sabe de la vida temprana del Sr. Ishtar, pero como primer hijo nacido del clan Ishtar, a los doce años se le talló el símbolo de la losa de la piedra del Faraón en su espalda. Tiempo después, contrajo matrimonio.

Cuando Odion fue adoptado, la Sra. Ishtar, quien lo amó como si fuera su hijo biológico, consideró convertir a Odion en el heredero del clan si no lograban tener un hijo para cuando Odion cumpla diez años (doce en el doblaje). Su esposo, quien no compartía los mismos sentimientos hacia el muchacho, aceptó de mala gana. Cuando Ishizu nació, la pareja se desilusionó al ver que no era un niño. Sin embargo, cuatro años más tarde, Marik nació, y aunque la Sra. Ishtar murió en el parto, el clan finalmente obtuvo a su heredero.

Odion fue, entonces, elegido para ser el custodio de Marik, bajo las órdenes de su padre. Cuando Marik fue mordido por una cobra, el Sr. Ishtar se puso furioso por el descuido de Odion, y le ordenó que no despegará la vista de Marik hasta que este se curará totalmente, amenazándolo de muerte si volvía a cometer un error como ese.

Cuando Marik alcanzó la edad para llevar a cabo el ritual familiar de tallarse la espada, este intentó eludirlo, y Odion se ofreció para tomar su lugar. El Sr. Ishtar se negó completamente, expresando muy enojado que Odion era "solo un sirviente", y amenazándole con cortarle la lengua si volvía a hablar del tema. Fue en este momento en que reveló que nunca había considerado a Odion como un miembro hecho y derecho del clan, e incluso nunca lo consideró como su hijo.

El Sr. Ishtar entonces procedió a usar la cuchilla oculta del Cetro del Milenio para tallar el símbolo de la losa de la tabla del Faraón en la espalda de su hijo, ignorando las suplicas y llantos de dolor de este, provocando al mismo tiempo el origen de una personalidad alternante.

Cuando Odion se cortó su propia cara con tallados diferentes para apaciguar la ira de Marik, el Sr. Ishtar encontró aquellos tallados repugnantes, y ordenó a Odion cubrirse el rostro con algo, y continuó rechazándolo como miembro de la familia.

Aproximadamente un año después, Marik conveció a Ishizu a salir afuera a ver el mundo exterior. Odion se ocuparía de que su padre no los encontrará. Desafortunadamente, cuando los hermanos partieron, sin saberlo accionaron una alarma silenciosa que alertó a su padre. El Sr. ishtar estaba furioso, y castigó a Odion cortándolo con cuchillas al rojo vivo (con un látigo en la versión original; la tortura fue dejada afuera del doblaje), y ordenó a Odion que se fuera tras debilitarlo con el Cetro del Milenio.

Cuando Marik regresó, intentó evitar que su padre siga castigando a Odion, pero el hombre simplemente lo empujó a un lado y continuó torturando a Odion estando a punto de matarlo. Le dijo a su hijo que acepte su castigo. Sin embargo, como Odion estaba desmayado, nada detuvo el despertar de Yami Marik, quien sarcásticamente agradeció a su padre por "matar" a Odion. Su padre, quien no advirtió el cambio de personalidad, no le veía la gracia e intentó castigar a Marik.

No obstante, cuando Yami Marik cogió el Cetro del Milenio, la indiferencia de su padre hacia el se convirtió en ira, ordenándole que ponga el Cetro en el suelo y acepte su castigo. Cuando Marik se negó, el Sr. Ishtar trató de agredir a su hijo. Entonces, Yami Marik usó el Cetro del Milenio para lanzar violentamente contra una columna a su padre, así como a una Ishizu que estaba cerca de ahí. Incapaz de moverse por el poder del Cetro, las últimas palabras del Sr. Ishtar fueron una orden directa a su hijo, el cual se aproximaba con la cuchilla del Cetro, de que se detenga. Yami Marik, al ser un individuo hecho de pura maldad, ignoró burlonamente esta última orden y procedió a cortarle el tatuaje en su espalda, para acto seguido, lanzar la piel sobre el inconsciente Odion. En la versión japonesa del anime, Marik simplemente apuñaló a su padre hasta la muerte, mientras que en la versión doblada, fue mandado al Reino de las Sombras. Antes de su muerte, la ira que sentía el Sr. Ishtar se convirtió repentinamente en pavor, al darse cuenta de que su propio hijo iba a matarlo, y su alarido fue lo suficientemente fuerte como para desplazarse a través de toda el área subterránea. Cuando Marik se despertó, creyó que todo fue obra del Faraón al ver a Shadi levantarse detrás del cuerpo difunto de su padre diciéndole que la llegada del Faraón se estaba aproximando.

Otras apariciones Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.